NUEVO  Información importante sobre los cookies de nuestro sitio web. Descubrir.  AQUÍ AHORA.

En caso de no hacer nada, se darán por aceptadas las cookies.

Cerrar

getGeoIPCountryCode = SiteAppCode = AMC Test : 'AMC/'

Vichy se compromete a preservar la confidencialidad de los datos personales que dejes en los formularios. Los datos de carácter personal que se recolecten por medio de un formulario son objeto del tratamiento informático destinado exclusivamente a Vichy, afín de registrar tu inscripción y de la gestión con aviso del consumidor. En el marco de este tratamiento, acepto que mis datos sean transferidos a las filiales fuera UE, varias de entre ellas no disponen de un nivel de protección adecuada al sentido de la ley informática y libertades.

Tienes el derecho de acceder, oponerte a rectificar y de suprimir los datos que te pertenezcan. Podrás ejercer este derecho en todo momento, a través del correo electrónico [email protected]

Podrás consultar en todo momento Tu Política de Protección de Datos Personales mientras que Menciones Legales.

OK

OKCancel

Thank you

Close

S.O.S: ¡me salió un granito!

S.O.S: ¡me salió un granito!
  • favoris

Todas sabemos lo difícil que puede ser afrontar un día cuando nos salen esos granitos. ¿Los maquillamos? ¿Los apretamos? Aquí te contamos todo lo que tienes que saber para sortear este desafío.


El granito es el ejemplo visible de lo que es el acné, una enfermedad crónica de inflamación de la piel. Estas imperfecciones aparecen a causa de factores genéticos, hormonales, alergias o malos hábitos. Si bien hay distintas clases de acné y tratamientos para erradicarlo, hay algunos tips que tenemos que incorporar para evitar la aparición de imperfecciones.

La actividad física como ejercicio de depuración y limpieza de organismo siempre es recomendable. La comida es esencial: evitar grasas y frituras com mucho aceite y optar por el agua (al menos 2 litros por día).   

En cuanto a la rutina de belleza, te contaremos lo SI y los NO a la hora de lidiar con un granito…

Los que no tenemos que hacer


Explotar el grano:

Puede ser una tentación hacerlo y la desesperación por hacerlo desaparecer hace que hagamos desastres cuando queremos apretarlo. No sólo pueden quedarte cicatrices sino que, peor aún,, la zona se inflama y automáticamente aumentan las chances de infección.


Maquillar inadecuadamente:

Al querer disimularlo, olvidamos que lo llenamos de productos que lo terminan engrasando aún más y postergan su curación. El uso de demasiados productos puede ocasionar una irritación en la piel que puede derivar en el famoso “acné cosmético”, una situación crónica que cuesta mucho revertir.


Limpiar incorrectamente:

Algo similar ocurre cuando hacemos nuestra rutina de limpieza.. Hacerlo con ´productos invasivos o que no hayan sido dermatológicamente testeados puede ocasionar la sequedad de la piel, más proclive a la aparición de impurezas.

Lo que debemos hacer


Hidratar:

La clave es saber con qué hacerlo. Es indispensable que sea sin aceite, ni retinol ni ácidos y recuerda ponerte por las mañanas protector solar.


Maquillar según la necesidad:

Debes tener en cuenta no sólo el tipo de maquillaje según el día y ocasión, sino -fundamentalmente- el tipo de piel. Si sufres de acné probablemente tengas piel grasa, así que opta por productos matificados.


Limpiar bien:

Todos los días debes quitarte la suciedad de tu piel y cuello de manera gentil hasta remover el maquillaje y suciedad. No olvides de exfoliar una vez por semana para quitar todas las impurezas y renovar tu cutis.

Lo más leído

go to top
loading : 0,640 sec